Cuéntame un gol

Cuentos de fútbol

Archivar para el mes “enero, 2014”

“Como si fuera su mujer”

Pepe Mel, el novelista español recién nombrado entrenador del West Bromwich Albion, dijo esta semana que quería que sus nuevos jugadores cuidaran la pelota “como si fuera su mujer”. Es decir, que la quisieran, respetaran y mimaran. La aclaración es necesaria en un país donde el mismo símil podría tener otro significado. Por tradición, la pelota en el fútbol inglés ha sido muchas veces como una esposa maltratada. No tocarla, mucho menos acariciarla, sino darle una buena patada y adiós.

(John Carlin)

Milene Domingues

Anuncios

Tía Lila (Daniel Moyano)

Pobre tía Lila con su vestido blanco, tan alta, tan soltera. Un vestido en el que trabajaron todas las costureras de las sierras para plisarlo y darle esa forma de campana ondulante que tenía todas las tardes tía Lila cuando nos llamaba a rezar. Chicos, dejen ya esa pelota, a lavarse las manos, a frotarse las rodillas, a limpiarse la nariz que vamos a rezar. Un vestido que, de tan plisado que era, ella podía levantarlo o moverlo para cualquier lado sin que se le vieran las rodillas; nunca se acababan los pliegues, ni siquiera cuando tomaba las puntillas del ruedo y alzaba el vestido con sus brazos para ser un pavo real, o juntándolas encima de la cabeza, cerrándose allá arriba las dos puntas, para ser escarapela. O puro remolino si bailaba, el vestido se abría y giraba como el remolino donde se ahogó tío Jacinto. Y qué manera de tener encajes y bordados el vestido de tía Lila. Hilos de todos los colores formando dos grandes mariposas en el pecho, repetidas en las mangas cerradas en los puños con tiritas amarillas, todo encerrando a tía Lila en una gran blancura.

Chicos, hoy nos vamos a Cosquín a visitar al tío Emilio. Y a portarse bien, no llevar las hondas, no matar palomitas de la virgen, no entrampar jilgueros.

Portarse bien con el tío Emilio que es tan bueno que dará leche de cabra, pan con chicharrón y miel de sus panales. Cuidado, chicos, a ser muy juiciosos, a ser prudentes en la casa del tío Emilio tan bueno tan hermoso. Nada de cazar pájaros y clavarles agujas en los ojos, Dios puede castigarlos por eso y dejarlos ciegos para siempre. Aprendan de tío Emilio que es tan bueno y nunca mató pájaros ni les pinchó los ojos. Por eso lo mejor es portarse bien y juntar berro peperina piquillín y chañar para el tío Emilio, sin olvidarse de pedirle la bendición. ¿Y no podemos llevar la pelota? No, eso no, dice tía Lila, porque entonces juegan y gritan demasiado, los gritos ponen nervioso al tío Emilio y además espantan sus abejas.

Que Dios los bendiga mis queridos, dice tío Emilio tocándonos la cabeza. Y ahora vengan a ver mis flores, mis panales, mis cabritos, mis melones, mis jaulas con Siete Colores, mis canteros de margaritas y coronas de novias. No, gracias tío Emilio, queremos ir a la canchita. Bueno hijos, vayan con Dios pero no se junten con los negros, no se peleen ni se insulten. No, nunca tío Emilio, porque Dios está en todas partes y nos está mirando y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Desde la canchita hacemos señas a los negritos del rancherío, que vienen como moscas. Che, ¿no tienen pelota ustedes? Podríamos jugar un partidito. Qué van a tener pelota ellos. Pero hacen señas con los ojos para que miremos el suelo. Y ahí vemos un montón de sapos que han salido del arroyo a buscar bichos, dele saltar por la canchita.

Lo lindo de esto es que la pelota ayuda, se gambetea sola. Linda pelota saltarina para los buenos tiros de voleo. Lo malo es cuando hay que cambiar de sapo. A veces te cortan en pleno avance diciendo che, esa pelota ya no vale, ¿no ves cómo está?, ahora la pelota es ésta. Entonces discutimos mucho, griterío, chicos, qué están haciendo en la canchita por amor de Dios, llega la voz de tía Lila.

Carozo y Titilo han formado dos bandos. Yo en el arco de Carozo, el Beto en el de Titilo. Y hay cuatro negritos para cada bando. Y un montón de sapos, que en cierto modo también son jugadores, alternadamente; ellos, cuando no son pelota, van saltando por la canchita como si jugaran; uno que sube y otro que baja, saltando siempre, desde el arroyo hasta la casa de tío Emilio, justamente hasta sus canteros de coronas de novias, todo es un latir de sapos.

En eso hay un pase alto de Titilo. Un negrito viene a la carrera con intención de cabecear, pero justo a tiempo recuerda la calidad de la pelota y entonces la para con el pecho, no la deja caer al suelo, juega bárbaro el negrito; la frena en la rodilla, la bailotea con la izquierda y tira con la derecha a media altura y muy violento. Yo estoy bien colocado y embolso sin problemas. Pero ahí nomás la suelto, la tiro para atrás por encima del palo, está helada esta pelota, córner gritan varios. Automáticamente voy a buscar la pelota cuando llega la voz de Titilo diciendo que la deje, ya no sirve. Y allá desde el córner con las patas abiertas viene gritando el otro sapo, la panza le blanquea cuando pasa frente al arco, peligro para mí, he salido a destiempo, cuando Carozo salvaba la situación sacando de voleo, un tiro bárbaro que toma de sorpresa al otro arquero, que ni ve la pelota cuando pasa alta junto al poste casi en el ángulo y se estrella no sé dónde y ya estamos uno a cero, nos abrazamos con el Carozo y los negritos.

Chicos, no se ensucien, dice tía Lila debajo de la magnolia. Y dentro de un rato vengan que vamos a rezar todos juntos por el tío Jacinto que está muerto pobrecito.

Nosotros no queremos rezar ni que nos cuenten otra vez la historia del tío Jacinto. Ya nos hemos olvidado de él. Sabemos que tenía bigotes y usaba sombrero aludo porque así está en el cuadro, en la pared.

Es que el remolino lo hundió y lo devolvió tres veces a la superficie, dice siempre tía Lila como si no lo supiéramos, mostrándonos tres dedos blancos, y nadie fue capaz de alcanzarle un palo, una tablita al pobrecito, y a la tercera vez ya no volvió a salir más.

Se ahogó por boludo, decimos siempre con Titilo. Nosotros nos bañamos siempre en los remolinos, es mejor que en aguas mansas. Uno se deja llevar girando para abajo un par de metros, y en el fondo el remolino es un puntito que no tiene fuerza, acaba en cero. Todo lo que hay que hacer es apoyar un pie en el fondo y con el envión salir hacia el costado, y ya se está fuera del giro. Después de nadar hasta la superficie, tomar resuello y otra vez adentro. Como un tobogán, pero más divertido. El remolino no existe en el fondo del río, todo el mundo lo sabe menos el tío Jacinto. Y los que estaban ahí se lo decían: haga un envión cuando esté abajo, señor Jacinto, tenga en cuenta que el remolino lo llevará de abajo hacia arriba tres veces solamente. Se lo decían con palabras y también con señas por si era sordo, pero él nada. En vez de hacer lo que le decían, él también hacía señas con los dedos, y nadie lo entendía por supuesto. Los otros le decían tres, tres dedos le mostraban para que los mirase, y él también mostraba, cada vez que salía, tres dedos, siete dedos, nueve dedos. Tres veces, le decían los otros, pero él nada, haciendo su testamento, tres vacas, siete ovejas, nueve canarios, todo eso se lo dejo a mi querido hermano Emilio. Los bigotes y el sombrero chorreando. Tres veces te perdona el remolino. Pero él nada. Y claro, a la tercera vez el remolino se lo llevó al carajo. Entonces que se joda, decimos siempre con Titilo.

Qué hacés, imbécil, me grita Carozo cuando me dejo meter el gol, cuando no veo al sapo que pasa como un refusilo entre mis piernas, todo por acordarme del tío Jacinto. Menos mal que es gol anulado: la pelota es ésta, dice un negrito que se corta solo para el otro arco, y cuando va a tirar sale Titilo, taponazo, se la quitan y a cambiar de sapo.

Titilo busca el empate como loco y como sabe que yo no sé atajar pelotas altas se remuerde en un tiro demasiado alto que pasa por encima del travesaño; salto todo lo que puedo viendo que el sapo va derechito a lo del tío Emilio, alcanzo a rozar la pelota con las uñas pero no hay caso, se me va, girando como un remolino con la panza para arriba allá lejos se estrella contra la jaula del Siete Colores de mi tío Emilio. Y en seguida la voz de tía Lila, tan buena, tan creída, la voz que dice por amor del Señor mis chiquilines, dejen tranquilo a ese sapito y vengan a rezar, ella hablando de un sapo y nosotros ya hemos usado como veinte.

Paren, penal, gritaron todos. Del penal del empate me acuerdo muy bien. Discutían a ver quién lo pateaba. Era un sapo grande, gordísimo, que no se quedaba quieto frente al arco mientras discutíamos. Lo ponían en su sitio y él siempre agarraba para el lado del arroyo. Al final lo pateó el Titilo, como siempre. Volvieron a poner el sapo en su sitio. Titilo lo miró, tomó carrera y se remordió en un tiro a media altura que no pude atajar desgraciadamente, mientras oía el grito de tía Lila como yéndose del mundo, cayendo en remolinos, mientras veíamos que su vestido blanco cambiaba rápidamente de color mientras oíamos su grito más bien suave, como si fueran señas de gritos, más bien lánguido, como si en vez de gritar estuviese diciendo qué han hecho mis queridos, no se olviden que Dios y el tío Jacinto los están mirando desde el cielo.

Gol, golazo, gritan Titilo y sus negritos, que se abrazan con el Beto. Yo me retuerzo de bronca en el suelo, muerdo el pasto. Dejarme meter el gol y además mancharle el vestido a tía Lila. Ahora ella va a pensar que no la queremos. El vestido tan blanco, tan bordado, tan puntillas, entre las dos mariposas ha reventado el sapo, a la altura del canesú alforzado del vestido de tía Lila pavo real y escarapela.

Es molestísimo rezar cuando se suda a mares. Sudando es imposible concentrarse en el retrato del tío Jacinto, alumbrado con velas. Rezamos mirando de vez en cuando a tía Lila, que llora en enaguas lavando su vestido en una palangana. Nunca sabremos si llora por su vestido o por el tío Jacinto. Titilo reza mirando el retrato, pero los ojos le relumbran de alegría. Yo rezo tratando de disimular la bronca que tengo todavía. Un poquito más y lo atajaba, le agarraba una pata, qué sé yo, lo echaba al córner. Si me estiraba un poco más ganábamos uno a cero. El tío Emilio que reza con nosotros como si contara melones o cabritos. La tía Lila, que al siguiente verano habíamos olvidado como al tío Jacinto porque después no volvimos a las sierras. La tía Lila creyendo en tantas cosas buenas. La tía Lila que dicen que nunca pudo sacar del todo las manchas de sangre que hicimos en su vestido blanco. La tía Lila sin saber que nosotros seguiríamos matando sapos.

DANIEL MOYANO
(Buenos Aires, 1930 – España, 1992)

FUENTE: BIBLIOTECA VIRTUAL CERVANTES, 2011.

Fútbol: tabú literario

Incluso en los setenta, según cuenta el madridista acérrimo Javier Marías en su artículo “Letras de fútbol” de 1995 (disponible en la recopilación ‘Salvajes y sentimentales’, recientemente ampliada por Alfaguara), “no había intelectual que se atreviera a confesar públicamente que le gustara el fútbol”, concebido como “una especie de opio laico del pueblo”, tal vez en herencia de aquel “pan y fútbol” de posguerra al que aluden tanto Manuel Vázquez Montalbán en sus artículos publicados póstumamente en ‘Fútbol. Una religión en busca de un Dios’ (Debate, 2005), como Julián García Candau en ‘Épica y lírica del fútbol’ (Alianza, 1996), otro de los pioneros en desvelar las complejas relaciones entre fútbol y sociedad.

Para constatar el apunte histórico, Marías recoge, divertido, una anécdota sobre un partido de la Real Sociedad en Chamartín; al evento acudieron diversas personalidades del mundo de la cultura, como el novelista Juan Benet, y todas ellas menos Juan García Hortelano (difundidor del revelador suceso) renegaron después del hecho de haber acudido a la cita futbolera y se excusaron públicamente por ello. No es baladí que también en este texto Marías subraye, por otros derroteros, que “[Julio] Llamazares reclamó para su equipo, la Cultural Deportiva Leonesa, el honor pionero de haber conciliado en su nombre dos cosas con fama de opuestos”.

Se sabe que el balompié fue denostado por el escritor británico Rudyard Kipling y el argentino Jorge Luis Borges, pero Javier Marías insiste especialmente (en los artículos “La recuperación semanal de la infancia” de 1992 y “Real Madrid Republicano” de 1998, incluidos en el ya citado ‘Salvajes y sentimentales’) en la aversión futbolera de su “buen amigo y mejor colega” el cubano (nacionalizado británico) Guillermo Cabrera Infante: “Cada vez que me oye hablar de él con naturalidad o ve que le dedico un artículo, me mira con su mirada más dinamitera y no se priva de afearme el mal gusto y la conducta irresponsable”, de alguna manera “apartándose por una vez de Nabokov, que fue guardameta en su exilio de Cambridge y hasta el final de su vida gustó de ver partidos por televisión”. Explica Marías los motivos que alegaba Cabrera Infante con el recuerdo de sus acaloradas declaraciones: “Ese juego nefasto incita a la violencia porque es violento en sí mismo: se juega con los pies, y pocos movimientos hay tan feroces como el que supone dar una patada”.

La sana afición al deporte (uno de los valores fomentados en la Residencia de Estudiantes como parte de su programa educativo integral) no fue ajena a la Generación del 27. Del vate santanderino Gerardo Diego caben ser recordados los versos de “Balón de fútbol”: “Un portero y un defensa/ dos medios, tres delanteros/ eso se llama la uve”. Y de Rafael Alberti evocar la famosa “Oda a Platko” (Santander, 20 de mayo de 1928), dedicada al portero húngaro del Fútbol Club Barcelona con ocasión del primero de los tres partidos que Barça y Real Sociedad disputaron en El Sardinero para dirimir la Copa del año 28: “… Camisetas azules y blancas, sobre el aire, camisetas reales/ contrarias, contra ti, volando y arrastrándote/ Platko, Platko lejano/ rubio Platko tronchado/ tigre ardiendo en la yerba de otro país/ ¡Tú, llave, Platko, tú, llave rota/ llave áurea caída ante el pórtico áureo!/ Volvió su espalda al cielo/ Camisetas azules y granas flamearon/ apagadas, sin viento…”

Esta composición del poeta gaditano despertó una automática reacción lírica en el forofo del equipo contrario, el poeta guipuzcoano Gabriel Celaya, quien le reprochó más de una vez tales estrofas: “porque siempre creyó que tenía que ganar la Real en aquellas tres finales disputadas en Santander en el año 1928”, y así de contundente lo expresó en su contestataria “Contraoda del poeta a la Real Sociedad”: “Y recuerdo también nuestra triple derrota/ en aquellos partidos frente al Barcelona/ que si nos ganó, no fue gracias a Platko/ sino por diez penaltis claros que nos robaron”.

En esos términos los cuenta Julián García Candau en el completo volumen ‘Épica y lírica del fútbol’, cuya ‘memoria histórica’ deportiva también recoge en contrapartida que el óbito de Celaya no pasó inadvertido en la Real Sociedad: el 20 de abril del año 1991, sábado después de la muerte del poeta. El equipo saltó al césped de San Mamés a jugar el ‘derbi’ vasco con brazaletes negros.

Julián García Candau también registra oportunamente la inmortalización que Miguel Hernández hizo del desconocido portero Lolo del Orihuela en su “Elegía del guardameta”: “Tu grillo, por tus labios promotores,/ de plata compostura/ árbitro, domador de jugadores,/ director de bravura,/ ¿no silbará la muerte por ventura?/ En el alpiste verde del sosiego,/ de tiza galonado, / para siempre quedó fuera del juego/ sampedro, el apostado/ en su puerta de cáñamo anudado…”

Y recupera con igual acierto, entre otros, un destacado hito futbolero de nuestras letras, referido a una curiosa aportación nacional al “esplendor” del lenguaje deportivo: en las páginas de ‘ABC’ del 16 de noviembre de 1948, el escritor y académico Wenceslao Fernández Flórez, que por entonces firmaba una sección en las páginas de Deportes titulada “Entre portería y portería”, acuñó el término “vicegol” para bautizar “al hecho de que una pelota pasara por encima o al lado de la puerta o bata en los largueros, sin ser gol, pero en inminencia de serlo”.

Maica Rivera. Revista ‘Leer’, nº 213, junio 2010
www.revistaleer.com
 
FUENTE DEL ARTÍCULO:
http://www.eltoledo.com/
LUIS CARDEÑA GALVEZ

El fútbol. Mitos, ritos y símbolos

(El fútbol. Mitos, ritos y símbolos. Alianza Editorial)

(El fútbol. Mitos, ritos y símbolos. Alianza Editorial)

Escribí hace años un libro sobre el fútbol (El fútbol: mitos, ritos, símbolos. Alianza Editorial) con la intención de tratar de explicarme por qué a los seguidores de un equipo nos influyen tanto sus victorias y sus derrotas. Ahora, durante el tiempo en que se ha celebrado este Mundial, no son sólo los seguidores de un equipo particular sino los patriotas apegados a la  selección nacional  han vivido  con  tanto énfasis su  éxitos o sus fracasos  que la magia de esa gran explosión y gran depresión queda todavía por entender. Yo escribí entonces y lo he hecho muchas veces más ofreciendo teorías de todo tipo pero llego al día de hoy en que todo lo dicho -por mí y por los demás-  me parece del todo insuficiente para dar cuenta de lo que verdaderamente pasa.
Lo que pasa es tan exageradamente emocional y colectivo, contagioso y simbólico, que la vida, el mundo toma un aspecto u otro si  gana o pierde el equipo. Y no sólo el mundo exterior se altera violentamente sino la vida interior, la creencia en el destino personal y todo eso.
De los maltratos a niños, mujeres, ancianos o animales tiene responsabilidad el fútbol, de las actitudes afectivas bondadosas y altruistas  tiene responsabilidad el fútbol. Ser un apasionado seguidor de un equipo (no un simple aficionado) es equivalente a sumergirse en una atmósfera emocional de reacciones extremas. Y no se diga ya cuando esa integración  se potencia con el nacionalismo salvaje.
Ha terminado el Mundial y todo regresa casi de golpe a lo que era. Simplemente, los partidos han cesado y con su ausencia reaparece una cotidianidad demasiado mediocre, mala o buena, más bien mala que buena y, encima, experimentándola a solas, sin el clamor del estadio, las calles, los campos, las azoteas, el corazón multiplicado por millones de corazones multiplicados.

Vicente Verdú
Fuente: El boomeran (g). 28 de julio de 2010.

Las moralejas de Cela

Una ‘rara avis’ en la literatura futbolera es la originalísima obra ‘Once cuentos de fútbol’ de Camilo José Cela (Editora Nacional, 1963). Se trata de una colección de escritos, editada en un formato grande y con coloridas ilustraciones de impronta infantil, en la que el futuro Nobel perfila una sucesión de extraños personajes heredados de la más deliciosa tradición quevedesca, con el mejor tratamiento dramático del autor gallego entre la ternura y el humos negro, salpicado con momentos casi surrealistas y no exentos de moralejas.

Este matiz aportado por la incorporación de una pequeña enseñanza moral asociada al argumento deportivo puede resultar apropiado para ilustrar la evolución de la prosa futbolera hasta alcanzar estratos discursivos más ‘dignos’ y un punto de reconocimiento intelectual no menos interesante: el mundo del deporte podría estar empezando tanto a comprender su compromiso con la sociedad como a reconocerse como parte de una cultura nacional, “combatiendo así un prejuicio erróneo que sitúa deporte y cultura como agentes incompatibles”, como valora el escritor peruano Mario Vargas Llosa en declaraciones recogidas por la página web oficial del Real Madrid, con las que reconoce también que el mundo del fútbol, y especialmente el del equipo merengue, es tan rico en aventuras que bien podría inspirarle una novela.

No en vano recuerda García Candau en ‘Épica y lírica del fútbol’ que el autor peruano fue firma constante en ‘ABC’ durante el Campeonato del Mundo de España en 1982, mostrando un gran conocimiento del deporte y declarándose un gran aficionado. Con ocasión de aquella cita, de muy decepcionante resultado para la selección anfitriona, escritores como Rosa Chacel, Juan Benet o Juan García Hortelano para ‘El País’, y Gonzalo Torrente Ballester o Eduardo Chamorro, entre otros, en ‘Diario 16’, engrosaron la nómina de escritores devenidos en ocasionales cronistas literarios del acontecimiento deportivo.

Por supuesto, tampoco pueden olvidarse los tres extensos artículos sobre la temática que abren la obrita ‘El otro fútbol’ de Miguel Delibes (Destino, 1982): “El otro fútbol”, “El tema del fútbol” y “Sobre el Mundial”, en los que al autor se revela como un gran experto en técnica y estética futbolística (hay que recordar que de niño y adolescente practicó este deporte), bosquejando incluso los grandes males que aquejaban desde entonces al balompié.

El gran autor vallisoletano, recientemente fallecido, dejó señalado en ‘El otro fútbol’ que “al margen de la liberación que pudo representar para alguien este deporte durante la represión de la dictadura, el fútbol, en cualquier circunstancia política, constituye la pasión dominante para no pocos españoles”.

Maica Rivera. Revista ‘Leer’, nº 213, junio 2010
http://www.revistaleer.com

FUENTE DEL ARTÍCULO:
http://www.eltoledo.com/
LUIS CARDEÑA GALVEZ

Navegador de artículos