Cuéntame un gol

Cuentos de fútbol

Archivar en la categoría “Biblioteca”

El fútbol. Mitos, ritos y símbolos

(El fútbol. Mitos, ritos y símbolos. Alianza Editorial)

(El fútbol. Mitos, ritos y símbolos. Alianza Editorial)

Escribí hace años un libro sobre el fútbol (El fútbol: mitos, ritos, símbolos. Alianza Editorial) con la intención de tratar de explicarme por qué a los seguidores de un equipo nos influyen tanto sus victorias y sus derrotas. Ahora, durante el tiempo en que se ha celebrado este Mundial, no son sólo los seguidores de un equipo particular sino los patriotas apegados a la  selección nacional  han vivido  con  tanto énfasis su  éxitos o sus fracasos  que la magia de esa gran explosión y gran depresión queda todavía por entender. Yo escribí entonces y lo he hecho muchas veces más ofreciendo teorías de todo tipo pero llego al día de hoy en que todo lo dicho -por mí y por los demás-  me parece del todo insuficiente para dar cuenta de lo que verdaderamente pasa.
Lo que pasa es tan exageradamente emocional y colectivo, contagioso y simbólico, que la vida, el mundo toma un aspecto u otro si  gana o pierde el equipo. Y no sólo el mundo exterior se altera violentamente sino la vida interior, la creencia en el destino personal y todo eso.
De los maltratos a niños, mujeres, ancianos o animales tiene responsabilidad el fútbol, de las actitudes afectivas bondadosas y altruistas  tiene responsabilidad el fútbol. Ser un apasionado seguidor de un equipo (no un simple aficionado) es equivalente a sumergirse en una atmósfera emocional de reacciones extremas. Y no se diga ya cuando esa integración  se potencia con el nacionalismo salvaje.
Ha terminado el Mundial y todo regresa casi de golpe a lo que era. Simplemente, los partidos han cesado y con su ausencia reaparece una cotidianidad demasiado mediocre, mala o buena, más bien mala que buena y, encima, experimentándola a solas, sin el clamor del estadio, las calles, los campos, las azoteas, el corazón multiplicado por millones de corazones multiplicados.

Vicente Verdú
Fuente: El boomeran (g). 28 de julio de 2010.

Anuncios

Fútbol. La vida en domingo

(Fútbol. La vida en domingo, Ed. Lengua de Trapo)

(Fútbol. La vida en domingo, Ed. Lengua de Trapo)

Más de uno podría pensar que es obra de un loco rematado o de un atrevido insensato escribir un libro de fútbol a partir de las enseñanzas de Max Weber, Karl Marx, Maurice Blanchot, Georges Bataille, Thomas Hobbes, Walter Benjamin o Vicente Verdú, entre otros filósofos y ensayistas. Pero ni corto ni perezoso, sin miedo escénico a saltar al césped literario para jugar un difícil partido, el argentino afincado en España Pablo Nacach (Buenos Aires, 1969) se ha sumado a la lista de aquellos que piensan que el fútbol no debe estar reñido con la cultura o viceversa.
No de modo gratuito este filósofo y sociólogo argentino titula uno de sus primeros capítulos El fútbol es la infancia, y de forma totalmente deliberada incluye como foto suya en la solapa una imagen de cuando era niño y jugaba en una playa. Porque, por encima de todo, Pablo Nacach es un gran aficionado al fútbol. Desde esta perspectiva, el autor no duda en señalar al principio del libro que “el fútbol es probablemente el más eficaz traductor que la infancia nos regala para poder comprenderla”. Es, sin ninguna duda, una afirmación que suscribirían millones de personas, varones en su inmensa mayoría, a lo largo de los cinco continentes. Pero Pablo Nacach va más allá al sostener que “gracias al fútbol el niño adquiere tempranamente una identidad casi clónica, asociada a los colores de su equipo preferido, que es habitualmente el del padre, el del abuelo y así regresando hasta llegar a la rama del árbol genealógico del bendito día en que se inventó el fútbol”.

Escrito en un español que oscila entre los castellanismos y los argentinismos, en especial en toda la terminología futbolística, con un argot que el autor explica previamente, el libro está salpicado de citas que van analizando las claves del éxito de este deporte de masas. Se cruzan en sus páginas la memoria de la infancia, las relaciones de los niños con sus padres y con sus madres, los ritos del juego, la actitud de los hombres y de las mujeres frente a este espectáculo (polémico tema donde los haya) y todos los trucos y entresijos del fútbol, incluido un divertido diccionario al final del libro.

Porque habíamos olvidado decir que Fútbol. La vida en domingo es un texto muy entretenido, lleno de humor y de anécdotas impagables (magníficos los retratos de Maradona o de Beckham), un tanto pretencioso en ocasiones, pero donde el autor intenta superar sus tentaciones de pedantería intelectual con una pasión muy emotiva, muy de piel, por el fútbol. Al fin y al cabo este deporte-espectáculo, manchado constantemente por corrupciones económicas y bajezas morales, mantiene su hechizo sobre las multitudes. ¿Por qué? Quizá Nacach ofrezca una respuesta casi metafísica: “El partido del domingo dura noventa minutos y pervive toda una larga y aburrida semana, llenando vacíos como sólo él sabe hacerlo”.

Miguel Ángel Villena.
Artículo publicado como “Fútbol para ilustrados”
Fuente: Babelia, El pais
26 de agosto de 2006.

Entre los vándalos

Entre los vándalos (Bill Buford, Ed. Anagrama)

Entre los vándalos (Bill Buford, Ed. Anagrama)

En 1982, Bill Buford subió a un tren en una estación rural, en Gales. El tren estaba en manos de un nutrido grupo de aficionados al fútbol que habían comenzado su metódica destrucción; las fuerzas policiales fueron incapaces de impedirlo. Antes de llegar a Londres, el tren quedó fuera de servicio. Bill Buford, norteamericano residente en Gran Bretaña, jamás había presenciado una conducta parecida entre los aficionados al fútbol: nunca había visto a un «hooligan» inglés, a un «vándalo». ¿Había alguien que realmente tuviese conciencia de lo que sucedía todos los sábados en todos los rincones del país? ¿Por qué no se había parado nadie a escribir en serio acerca de ellos? Durante los ocho años que siguieron -los años de las revueltas en los ferries que cruzaban el Canal de la Mancha, de las reyertas en la calle, en los alrededores de los campos de fútbol, de las tragedias de Heysel y de Hillsborough, de la violencia desatada en el Mundial de 1990-. Buford se aprestó a viajar con los hinchas. Viajó con ellos por Gran Bretaña, Italia, Turquía, Grecia y Alemania. Asistió a reuniones del National Front y fue testigo del saqueo de un pub. Vio apuñalamientos, escenas de violencia extrema -en uno de los casos, la violencia sólo pudo detenerse con la llegada de un tanque del ejército-. Conoció a personas con apodos tales como Pete Parafina, Sammy el Caliente, Cabeza de Piedra… Se hizo amigo de otros, muchos de los cuales están hoy en la cárcel: carteristas, tironeros, atracadores, traficantes de cocaína, comerciantes de dinero falsificado, e incluso conoció a uno que le arrancó a un policía el ojo de un mordisco.

Fuente: Editorial Anagrama.

Fútbol, una religión en busca de un dios

Fútbol. Una religión en busca de un dios (M. Vázquez Montalbán, editorial De bolsillo)

Fútbol. Una religión en busca de un dios (M. Vázquez Montalbán, editorial De bolsillo)

“Manuel fue un visionario, de los pocos intelectuales que se dio cuenta hace 30 años de la energía social que en el futuro tendrían 22 hombres corriendo en calzoncillos por un campo de fútbol”, le definió Valdano.

El libro, editado por Daniel Vázquez Sallés, hijo del escritor y acérrimo seguidor del Barcelona, es un compendio de los artículos que hace cuatro décadas -el primero en 1969 y el último en julio de 2003- comenzó a publicar Montalbán en la revista Triunfo. El ensayo arranca motores con un texto inédito del creador del detective Pepe Carvalho, donde expone la evolución del deporte que Montalbán jugaba en las calles del Barrio Chino. Un deporte que, con el paso de los años, se convierte “en una nueva religión laica organizada para beneficio de las multinacionales y las televisiones”. Sus reflexiones sobre la esencia del Barcelona -“el ejército desarmado”-, su rivalidad con el Real Madrid y sus pensamientos acerca de otros protagonistas del mundo de la pelota, como Jesús Gil o Silvio Berlusconi, completan “el mejor libro sobre fútbol escrito en España”, según los presentadores.

FUENTE: Librerias deportivas Esteban Sanz S.L.

http://www.libreriadeportiva.com/editorial/debolsillo/2216/

Dios es redondo

Dios es redondo (Juan Villoro, Anagrama)

Dios es redondo (Juan Villoro, Anagrama)

Sergi Pàmies ha descrito a Juan Villoro como «un crack de la literatura futbolística mundial». Dios es redondo ofrece una vibrante crónica de la religión laica que llena los estadios. La divertida y a menudo épica aproximación de Villoro puede cautivar al forofo deseoso de compartir datos reveladores en una tertulia, pero también al curioso –y aun al enemigo del fútbol– interesado en conocer las causas que llevan a proferir alaridos en nombre de un equipo. Enviado especial a los mundiales de Italia 90 y Francia 98, Villoro domina el arte de escribir al borde de la cancha, pero también el tono reflexivo. Así, Dios es redondo rinde tributo al más colorido de los divos del pie privilegiado, Diego Armando Maradona, registra las glorias y los excesos de la liga española, ofrece indelebles estampas del último Mundial del siglo XX y brinda un notable ejemplo del arte de la conversación con Jorge Valdano. El pulso del novelista entronca en estas páginas con el ritmo tenso del cronista, dispuesto a atrapar la vida secreta de los goles, las razones que eternizan lo que ocurre en un instante.

Fuente: Editorial Anagrama.

Memorias del míster Peregrino Fernández y otros relatos de fútbol

Memorias del míster Peregrino Fernández y otros relatos de fútbol, OSLVADO SORIANO (Mondadori, 2002)

Memorias del míster Peregrino Fernández y otros relatos de fútbol, OSLVADO SORIANO (Mondadori, 2002)

Como una pasión perpetua, el fútbol atraviesa de comienzo a fin la obra de Osvaldo Soriano. Desde los retratos de Obdulio Varela, Mercedes Negrette o Santiago Lazzatti, hasta ese personaje que nació siendo legendario, el Mister Peregrino Fernández, sus páginas testimonian ese amor desde todos los ángulos imaginables. Porque es Soriano el fútbol es todo lo que sucede en una cancha y también lo que siguiendo su eco, se hilvana fuera de ella. No es raro entonces que lo encontremos cruzándose con el delirio, el fascismo y los últimos relámpagos de la herencia criminal, como en los relatos que protagoniza William Brett Cassidy; que alcance la perfección con El penal más largo del mundo, o que atraviese la historia de este siglo para construir esa saga memorable, épica y cómica que son las Memorias del Mister Peregrino Fernández. En definitiva, este libro nos demuestra que el matrimonio ideal entre la literatura y el fútbol es absolutamente posible. Tramado con ironía, ternura y una tenue tristeza, entre sus palabras se respira una nostalgia anticipada: la nostalgía por aquello que aún no se ha perdido, pero que por su belleza es imposible imaginar eterno. Y como siempre en el mejor Soriano, este mundo nos llega en su forma más pura y anhelada: la emoción.

Fuente de texto: prometeolibros.com

La suela de mis zapatos

La suela de mis zapatos, Gonzalo Suárez (Seix Barral, 2006)

La suela de mis zapatos, Gonzalo Suárez (Seix Barral, 2006)

La suela de mis zapatos recoge las crónicas, reportajes y entrevistas que Gonzalo Suárez publicó bajo el seudónimo de Martín Girard durante la primera mitad de la década de los sesenta en La Vanguardia, en el semanario Dicen, en La Gaceta Ilustrada y, sobre todo, en El Noticiero Universal. Precursor del llamado Nuevo Periodismo, Gonzalo Suárez merodeó durante años por Barcelona con una insolencia sutil, un fino sentido del humor y una lucidísima visión de la realidad.

En palabras de Eduardo Mendoza: «Leídas hoy estas crónicas son sensacionales. En ellas muchas cosas están todavía cerca, aunque no se las mencione: la guerra, el exilio, el hambre, la represión; pero también el surrealismo, el casticismo y una forma de usar el lenguaje más expresiva y vivaz, (…) leyendo estas crónicas y estas entrevistas se adquiere una visión clara de una sociedad que había llegado a un equilibrio tácito entre la libertad y la censura, siempre al borde del abismo.

Aquí el lector se encontrará con la faceta periodística de este individuo polifacético y singular. Quienes recuerden la época en que, por así decir, transcurre la acción, no recordarán, sino que revivirán aquellos tiempos y los verán con otros ojos. Los que tuvieron la suerte de ahorrárselos, podrán aprender muchas cosas. (…) Aquí, el resultado es sabio, porque no se trata de una recopilación académica, sino de ofrecer el retrato vivo de un tiempo y su gente, vistos por el periodista genial que era Martín Girard.» 

Fuente: Seix Barral

Salvajes y sentimentales

Salvajes y sentimentales, Javier Marías (Aguilar, 2000)

Salvajes y sentimentales, Javier Marías (Aguilar, 2000)

En el prólogo a Salvajes y sentimentales, Paul Ingendaay opina con acierto que Javier Marías ha escrito el más personal de sus libros. No podía ser de otro modo para alguien que ve el fútbol como “la recuperación semanal de la infancia”. Salvajes y sentimentales reúne 40 momentos de militancia futbolística en los que no priva otra objetividad que la pasión. En esta vibrante bitácora, los diagramas tácticos de los entrenadores resultarían tan absurdos como un plano para anudarse la corbata. Marías no pretende analizar una actividad que mucho tiene de milagro: “Mientras veía el partido no era capaz de ecuanimidad alguna”. Si los técnicos de vocación retórica (Menotti, Helenio Herrera) sueltan abstractos filosofemas sobre los modos de patear balones, los escritores curtidos en las canchas y en las tribunas ven el fútbol como una lección de vida cotidiana. De acuerdo con Bioy Casares, la mejor forma de adquirir un temple ante la adversidad es ser hincha de un club perdedor. Cada equipo conlleva un destino: los masoquistas de látigo afilado escogen escuadras que en los malos días sólo pierden 7 a 0 y los que desean domingos fáciles apoyan oncenas de rutinario poderío. Forofo del Real Madrid, Marías registra sus días de corazón tan blanco y la peculiar noción de triunfo de una tribu que ha hecho de la victoria una sufrida obligación. Aunque también se ocupa de dos mundiales y del Numancia, equipo entrañable, semiperdido en el silencio y el frío de Soria, Salvajes y sentimentales pone énfasis en el temple madridista y la terrible y apasionada condena de ganar siempre y, de preferencias, contra el demonio vestido de blaugrana. La pieza maestra de este prontuario del fervor futbolístico, El equipo más dramático, rinde homenaje al archivillano que nutre la furia merengue: “Para el aficionado español al fútbol, nada hay comparable a ver saltar a los dos equipos, siempre con sus primeros uniformes, a Chamartín o al Camp Nou; y en cuanto el balón se pone en juego, tenerle pavor al otro cada vez que avanza, y sentir a los contrarios peligrosos y malvados, y disfrutar también con ese miedo, con la amenaza de la humillación y el desastre, tanto como con la promesa de triunfos inolvidables. Qué sería de nosotros sin ese castigo y ese premio posibles, sin esa horrible incertidumbre. Así pues, y lo digo de veras porque lo digo con puerilidad y egoísmo: larga, larga, larga vida al Barça”. ¡Pocas cosas tan difíciles como merecer un enemigo emocionante y duradero! En su vertiente de cronista, Marías escribe las frases cadenciosas que componen el tejido musical de sus novelas, pero de protno inventa una pausa, amaga un lance, da con una salida imprevista. Aunque por azar también lo sea en la vida, desde el punto de vista futbolístico es definitivamente zurdo. Su estilo es el de esos jugadores que corren en el último rincón del campo, los hombres salidos del espejo que lanzan tiros al revés que muchas veces son goles. El sistema de consonancias del novelista de Todas las almas cede un poco a la improvisación y al gusto por el vértigo de los desaforados que hacen equilibrio en la línea de cal. En este juego no valen los obreros zurdos; a los virtuosos del pie izquierdo se les exige el pase inopinado, la centella rápida y torcida. Fiel a este código, Marías desdeña las jugadas fáciles y sólo acepta las difíciles; adormece el balón, cuida la frase, y cuando encuentra el hueco, suelta el epigrama sorpresivo: “El Madrid hace tiempo que no es un equipo ingenuo, y por ello no merece ser destacado”, “una fuerza de choque semiaérea, cuando es justamente en el semiaire donde no sólo no se ganan, sino que ni siquiera se libran batallas”, “un sujeto con perilla es un villano o como mucho un psiquiatra”.
En 1998, cuando una portería del Santiago Bernabéu se vino abajo, Jorge Valdano propuso que el partido continuara marcando la meta con ropas, como en el patio del colegio. De nueva cuenta, reveló el sentido secreto del fútbol: la posibilidad de infancia que entraña a pesar de todas las manipulaciones de que es objeto.
“Tenemos de genios lo que conservamos de niños”, escribe Baudelaire. Salvajes y sentimentales vuelve a la edad donde los heróes son posibles. Un libro épico y, en el más alto de los sentidos, infantil. El caprichoso prodigio de un jugador zurdo.

FUENTE: JUAN VILLORO (EL PAIS, BABELIA 8 DE JULIO DE 2000)

 

Fiebre en las gradas

Fiebre en las gradas

Fiebre en las gradas (Nick Hornby, Anagrama).

Éste es el relato autobiográfico de la tumultuosa relación del autor con el fútbol y con su equipo, el Arsenal londinense. Con un entusiasmo contagioso y su característica ironía, Hornby nos cuenta lo que ocurre cuando uno deja que el fútbol dé contenido a unos cuantos huecos que deberían haber estado ocupados por otras cuestiones. Este adicto al fútbol rechaza invitaciones a bodas porque ese día el Arsenal juega en casa, o asocia su primera gran ruptura amorosa a la pérdida de un jugador emblemático. Hornby se interroga aquí sobre la esencia de esta obsesión y describe con humor en qué consiste verdaderamente ser hincha de un equipo. Fiebre en las gradas es también una lúcida radiografía de los entresijos deportivos y sociales de este deporte y termina convirtiéndose en una sentida declaración de devoción y lealtad a un deporte, a un club y, sobre todo, a la comunidad de sufridos seguidores que conforman su verdadera esencia.

Fuente: Editorial Anagrama

Navegador de artículos